Turismo Silvestre

Un blog dedicado el turismo en la naturaleza

Mes: agosto 2018

Negocios: franquicias que pueden atraer el interés de los turistas

El tema de las franquicias en Argentina (ver Estudio Canudas) está en pleno desarrollo, en parte debido a que este tipo de proyectos suele redundar en buenas ganancias y con un margen de seguridad relativamente alto. Es decir que lo que se invierte en una franquicia, aproximadamente, es recuperado en un plazo que rara vez excede la mitad del tiempo establecido en el contrato; con lo cual hablamos aquí de un modelo de negocios que se vuelve cada vez más atractivo para los emprendedores.

Ahora bien, desde la perspectiva del turismo, las franquicias también funcionan realmente bien. Aquellas que están relacionadas con marcas internacionales, reconocidas en todos los rincones del mundo, suelen ser ámbitos que el turista extranjero busca y aprecia. En estos casos, naturalmente, la franquicia en cuestión debería estar situada dentro del círculo geográfico con mayor densidad de turistas para obtener ganancias de este sector.

Desde ya que pocos inversores pensarán en el tema de las franquicias para enfocarse exclusivamente en los turistas que llegan a nuestra ciudad. Sin embargo, este detalle no puede ser pasado por alto; de hecho, es justo considerar que buena parte de las ganancias obtenidas por el sector gastronómico, por ejemplo, y dentro de los barrios tradicionalmente visitados por el turismo, justamente provienen de este sector.

El cualquier caso, lo más recomendable es recurrir a una consultoría de franquicias (click aqui) que pueda informarnos con mayor nivel de precisión respecto de las oportunidades de determinadas marcas dentro del sector del turismo.  Algunas franquicias seguramente funcionarán mejor que otras dentro de este nicho de negocios, aunque rara vez podría emitirse una palabra definitiva al respecto.

Y si hablamos de franquicias tampoco se debería desatender la presencia del turismo interno como factor de ganancias. De hecho, muchas franquicias recién comienzan a aparecer en ciudades del interior del país; pero esto ocurre rara vez en localidades pequeñas, que también son una fuente importante dentro del turismo porteño.

Es decir que, tanto si hablamos de turistas llegados desde el extranjero como de aquellos que visitan la ciudad desde el interior del país, acaso podrían sentirse atraídos por visitar alguna de las franquicias más conocidas en ambos niveles, o en apenas uno, como sería en el caso de un turista interno. De ahí que buena parte de estos emprendimientos suelan situarse en los barrios más visitados por tour y recorridos turísticos previamente pautados con agencias.

Desde aquí, nos parece interesante comenzar a explorar este tema. Pero, insistimos, siempre es recomendable recurrir a un consultor de franquicias para perfilar de mejor modo cuáles de ellas funcionan mejor con el turismo, interno o proveniente del exterior, y cuáles son los circuitos geográficos de la ciudad que mejores beneficios pueden darnos en términos de ganancias netas.

En todo caso, hoy en día los contratos de franquicia son bastante accesibles. Si bien demandará cierto tiempo cubrir el costo de inversión de ese contrato, es probable que se lo recupere en menos de la mitad del tiempo de su duración efectiva. En este sentido, estamos frente a una oportunidad de negocios más que interesante, sobre todo si también podemos incluirla en un circuito en donde el turismo también pueda realizar su aporte.

El turismo de compras llega al sector de los muebles

El turismo de compras es una tendencia que va en aumento entre los argentinos, pero cuando hablamos de ciertos productos, como los muebles, esto se restringe principalmente a las personas del interior del país que viajan a Buenos Aires como destino predilecto para comprar y ahorrar dinero. Si bien es cierto que desde hace años existe la posibilidad de comprar muebles online, muchas personas prefieren ir a lo tradicional, y aquí es donde el sector del turismo se ve enormemente beneficiado.

Buenos Aires cuenta con una oferta inmejorable en términos de diseño y fabricación de muebles, algo que no siempre está disponible desde el interior del país, donde los costos de traslado muchas veces hacen que los precios se eleven al punto de volverlos completamente inviables para muchas personas. De ahí que haya un perfil de turista que viaje a la ciudad en búsqueda de determinados productos como objetivo primordial.

 

 

Comparemos, por ejemplo, el costo de compra y envío de un juego de comedor moderno con el que podría conseguirse comprando directamente al fabricante. La balanza indica que la segunda opción es mucho más económica que la primera. Esto explica por qué cada vez hay más turismo de compras en la ciudad, una tendencia que, en sus comienzos, se reducía únicamente al mercado textil, pero que poco a poco ha comenzado a abarcar otros sectores.

El traslado de la compra (para seguir con el ejemplo anterior, un juego de muebles de comedor) sigue siendo un problema, pero claramente es menor al de la compra desde el interior, donde el cliente no siempre puede elegir el método de traslado, y en muchos casos ni siquiera el destino final, que bien puede ser un lugar aislado que requiera de varios transportes en el medio.

En este sentido, el turismo recibe con los brazos abiertos a cualquiera que llegue a la ciudad, básicamente para invertir. Cada pequeños aspecto, cada ventana que se abre, es una alternativa más que colabora para mantener al sector activo en épocas en las cuales ya no abundan los turistas extranjeros como antes.

Lo interesante del turismo de compras es que esencialmente se enfoca en productos de fabricación nacional, con lo cual también la industria local recibe un incentivo extra que seguramente no está en condiciones de despreciar. Por el contrario, los productos importados siguen siendo un problema para los que todavía apuestan por lo nacional. No obstante, este perfil de turista aún no ha sido analizado debidamente por nuestra ciudad. No hay un enfoque estratégico, lo cual equivale a decir que todavía queda mucho por hacer en este sentido.

Consideramos que es hora de que el turismo comience a estudiar seriamente estos distintos perfiles. Los tours de compras eran una verdadera rareza en décadas pasadas, mientras que en la actualidad constituyen un factor decisivo para muchos sectores, sobre todo el textil, que basa buena parte de su rentabilidad en la compra de personas que llegan desde el interior del país. Lo mismo podría decirse de otros ámbitos comerciales. Todos ellos necesitan volver a evaluar el panorama general e incluir al turismo de compras como uno de sus objetivos.

Vivir en Buenos Aires: la alternativa inmobiliaria

Según los bonaerenses, Dios está en todos lados, pero atiende en Capital Federal; tal vez sea esa la razón por la que cientos de personas eligen Buenos Aires como la ciudad ideal para vivir y establecerse, una ciudad mágica y divertida; la ciudad de la furia.

Buenos Aires es la ciudad elegida para vivir por excelencia de Argentina, tanto por los ciudadanos del interior como por los extranjeros que deciden invertir en una de las ciudades más europeas de Latinoamérica y que no para de crecer y latir.

Comes o te comen

Ir a vivir a Buenos Aires implica, además de quererla y ponerla como una meta, el realista hecho de pensar dónde establecerse y cuáles son las posibilidades económicas de adquirir un departamento o casa.

Siempre se dice que el que no invierte termina comiéndose el dinero disponible, por lo cual, analizar la posibilidad de capitalizarlo es como comprar un boleto que permite no ser uno de los tantos expulsados. Este ciclo se repite para que las oportunidades nunca dejen de existir para los recién llegados, quienes se van acomodando de acuerdo a su propia realidad.

Suena raro decirlo así, pero esa es la realidad. En Buenos Aires, como en cualquier otra ciudad de semejante importancia, o comes o te comen. Una manera sencilla y habitual de hacerlo es con los alquileres que aumentan por diferentes motivos, por la situación económica del país, pero, más aún, por la alta demanda de casas y departamentos.

Chiquito, pero mío

Una alternativa que se ha puesto muy de moda en Buenos Aires son los micro departamentos; estos, ofrecidos por diversas inmobiliarias en Pilar, representan una posibilidad agradable para los jóvenes que llegan a la ciudad solos o en pareja, pero sin hijos.

Los tamaños ajustados de estas unidades habitacionales, que suelen ir desde los 15 hasta los 30 metros cuadrados, hacen que sean más accesibles económicamente hablando, por lo que los recién llegados los miran con los ojos de quien está ante la posibilidad de adquirir su primer departamento, pero al mismo tiempo lo entienden como una opción temporal.

Inmuebles para inversionistas

Quienes cuentan con capital suficiente para realizar inversiones en inmuebles en Buenos Aires encuentran en los departamentos su mejor opción, en cualquier etapa que este se encuentre.

Según la inmobiliaria IBR, los departamentos son la opción más rentable y segura para los inversionistas, pudiendo poner el dinero en ellos desde el pozo, lo que significa invertir en cuotas antes de que los cimientos estén listos; desde la obra iniciada, lo cual resulta menos accesible, aunque es una opción más segura; o los departamentos nuevos a estrenar, los cuales nunca faltan, pero requieren que se cuente con todo el dinero junto.

Otra opción que implica tener un buen capital disponible para las sorpresas es invertir en departamentos usados que son más baratos, pero pueden traer aparejados arreglos inesperados.

Buenos Aires seguirá recibiendo a quienes la quieren conocer y vivir su propia experiencia, así como a quienes vean en ella la alternativa ideal para las inversiones inmobiliarias.