Turismo Silvestre

Un blog dedicado el turismo en la naturaleza

Categoría: Uncategorized

Paisaje, religión y entretenimiento, Corrientes lo tiene casi todo

Resultado de imagen para corrientes

 

 

Corrientes tiene mucho de fe y creencia, tanto como sitios turísticos naturales maravillosos que conocer, sin olvidar la diversión y el entretenimiento cultural que día a día ofrece a sus visitantes. Cualquiera que pase por esta ciudad del nordeste argentino fundada allá por 1588 tiene que saber de sus parques, playas, costaneras y basílicas.

 

Se trata de un sitio con un inmenso encanto a simple vista, que se aprovecha muy bien debido a su abundante holgura de bosques, montes y estuarios a cielo abierto. Su carácter clásico y colonial de la edificación, la hacen diferente y única ante otras provincias.

 

¿Pensando en armar una visita a estas tierras? Esto es todo lo que hay por recorrer.

 

Qué hacer en tierra correntina

Si tuviéramos que definir cuáles son las actividades que más se realizan allí, serían sin duda el turismo al aire libre en sitios agrícolas, granjas y el puramente ligado a la religión católica.

Río Paraná, Basílica de la Virgen de Itatí, la patrona de allí, con sus miles de fieles que convierten a esta celebración católica en una de las más grandes del país que confluye a centenares de devotos, La conmemoración pagana del Gauchito Gil también es famosa, los famosos Esteros del Iberá o el Parque Nacional Mburucuyá, llamada así por la flor de la pasión, son sitios a no perderse.

 

El costado costumbrista y cultural también atrae a miles de turistas por año: su típica pesca regional y las Fiestas Nacionales como la de Carnaval a principios de febrero, albergan a turistas de todas partes del país y el mundo que se acercan a participar y divertirse. El juego de azar tampoco se queda atrás, apuestas como https://www.loteriasmundiales.com.ar/Quinielas/correntina clásicas de la provincia crecen a la par de la tecnología, y permiten sumar cada vez más apostadores gracias a la facilidad de acceso al instante de los resultados.

 

Alejarse de los hábitos de todos los días y animarse a descubrir cosas diferentes a otras ciudades del país, esa es la propuesta que engloba Corrientes para quienes todavía no la conocen. Una variada carta de actividades que no dejan gusto sin satisfacer. Y que también incluyen el deporte al aire libre, sobre todo en lagos y ríos: trekking, caminatas, canotaje, entre otras. Otro hechizo típico de esta tierra norteña son sus playas infinitas y auténticas.

 

Un racimo de opciones que van desde lo puramente natural y religioso hasta lo cultural y de disfrute y ocio, Loterías Mundiales, que hacen de esta provincia de la región del Litoral un universo de posibilidades para todos los gustos, que, de enero a enero, espera a visitantes ávidos de abrir la mente y permitirse entre tradición y modernidad, unas vacaciones muy distintas.

Industria argentina: Viajar para la compra de bienes de capital

De un tiempo a esta parte, viajar a nuestro país por el beneficio cambiario que representa es más que conveniente y cuando esta situación se presenta las áreas que beneficia son diferentes pudiendo ampliarse a ámbitos, por ejemplo, como la industria.

Desde el extranjero, visitar nuestro país se ve como una oportunidad para conocer paisajes hermosos, paseos únicos, disfrutar de nuestra gastronomía de alta calidad y espectáculos a nivel internacional. Pero también la ocasión de realizar inversiones más que convenientes.

Las alternativas son de lo más amplias y con el asesoramiento indicado se puede disfrutar de la mejor opción turística y acciones que favorecen su negocio.

¿Qué es un bien de capital?

Viajar a nuestro país implica beneficios en diferentes ámbitos y, últimamente, se han ampliado a tantas áreas como se pueda imaginar. Uno de esos campos tiene que ver con los emprendedores y los negocios en su relación con la industria.

Los bienes de capital en toda empresa son aquellos que permiten realizar productos o brindar servicios, es decir, que permiten hacer crecer a cualquier empresa.

A partir de estas adquisiciones se pueden producir tanto artículos de venta minorista como mayorista y se pueden generar servicios de todo tipo, por ejemplo, máquina para hacer empanadas, para limpieza industrial, dispositivos para servicios de estética, medicina, tecnología, máquinas para el área alimentos y esto solo por nombrar algunos.

La producción industrial en Argentina posee soluciones a medida para diferentes emprendimientos y es por ello que elegir el turismo que beneficie su comercio es una idea elocuente.

Crecimiento sostenido

Agencias de Turismo, profesionales y guías han descubierto que existe un nicho importante de visitantes a nuestro país que desean conocerlo de manera recreativa, pero que además consideran que el beneficio económico puede extenderse al área que desarrollan de manera comercial.

Así es como nace el turismo orientado a la compra de bienes de capital, ya que cualquier profesional que viaje a un país extranjero se interesa por conocer la realidad de su profesión. Esto va desde conocer los instrumentos, tecnología disponible hasta los cursos de especialización actuales. Así es como se establecen redes de contactos y la tecnología permite que las relaciones crezcan y se diversifiquen.

De acuerdo a la web https://www.gr-maq.com.ar/, una apuesta por llevar esta forma de hacer negocios más allá es el turismo que fomenta la industria nacional, así es que dos mundos se unen para el crecimiento de ambos ¡Qué mejor idea que disfrutar un placentero viaje y hacer los mejores negocios!

Políticas que acompañan

Es importante que desde los gobiernos tanto nacional, como provinciales y municipales se trabaje en el fomento de estas dos grandes actividades, por un lado, la del turismo y por otro, la industrial.

Estas dos áreas pueden contribuir notoriamente al desarrollo de la economía regional y nacional, por ello es esencial la creación de políticas, alianzas y trabajo en conjunto. Quizás años atrás haya sido impensado que el turismo podría atraer compradores de nuestra industria nacional, pero nada mejor que atraer a posibles socios comerciales que a través de nuestras bellezas naturales y actividades diseñadas para el disfrute.

El turismo de caza, una práctica que persiste

El turismo de caza, también conocido como turismo cinegético, es básicamente un recorrido y exploración de viajeros y viajeras, por el mundo, con el fin de atrapar animales salvajes en su hábitat natural.

En todo el planeta esta actividad ha mantenido un interés constante, con argumentos en su beneficio, que abarca  desde el aspecto económico, pasando por la historia e incluso la misma preservación de los animales.

Antes de dar una recorrida por estos argumentos es importante considerar que ya sea que se trate de caza mayor o menor (la diferencia la establece el tamaño de la especie), en todos los casos, se habla de acciones legales y permitidas, en todo el globo, pero en forma regulada.

Las leyes se ocupan fundamentalmente cuestiones relacionadas con la conservación de las especies, la seguridad del procedimiento y el cuidado del medio ambiente.

En general, la temporada permitida para realizarla abarca unos pocos meses, responde a lógicas de preservación estudiadas  y requiere de permisos especiales, que deben gestionarse ante la autoridad competente según el país, y cuyos requisitos deben seguirse a la perfección.

Por eso para quienes están interesados en realizar este tipo de ejercicios, se recomienda consultar y asesorarse con expertos en el rubro, como TGB Outfitters, con el fin de asegurar el cumplimiento de las leyes que regulan la práctica de acuerdo al lugar en el que se desarrolla.

Otro aspecto que suelen invocar quienes practican y defienden esta tarea, es que se trata de una actividad impulsada por una intención que lejos de ser una acción lejana a la vida en la naturaleza, pretende acercarse a ella, o por lo menos a su versión más ancestral y tradicional.

Así, las personas que optan por este tipo de turismo, buscan conectarse con los instintos de la humanidad más primitivos y esenciales, que definen y caracterizan al hombre, antes de instalarse en las ciudades, cuando la supervivencia estaba relacionada con luchas muchas veces de igual a igual con otros seres vivos.

Esta clase de sentimientos y experiencias son seguramente la esencia de las motivaciones de los aficionados a esta tarea ancestral. La caza es una acción humana en el sentido más clásico e histórico. Ha formado parte de la naturaleza.

Precisamente esta explicación tiene su continuidad con temas afines a la preservación y el cuidado del ambiente, el equilibrio de la fauna (a través del control de la cantidad de individuos en una zona) y por consiguiente flora, de un determinado ecosistema.

Un ejemplo en este sentido es el ciervo rojo, una especie que fue introducida en la Patagonia argentina desde Europa a principios del siglo XX. Originalmente, se lo introdujo en La Pampa, para luego ser  liberado en 1924 en la zona cordillerana, donde su presencia aumentó, incluso en algunos parajes, en una forma exponencial. En 2003, el Conicet calculó su población en unas 100 mil cabezas aproximadamente.

Por esta razón, algunos especialistas aseguran que dado que su competencia con otras especies ha resultado resistente resultó, en cierto sentido, invasivo con respecto a otras especies autóctonas. En esta línea, la caza realizada en forma regulada y bajo los parámetros legales correctos contribuiría a mantener el equilibrio en las áreas.

Finalmente es importante mencionar el aspecto económica y de negocios de la caza. Ya que la potencialidad y la fuerza de este tipo de turismo también radica en que acompañan e incentivan a otras ramas relacionadas con los viajes.

En esta línea se puede mencionar la oferta de estadías y recorridos por estancias, bosques o áreas específicas relacionadas con las especies; la gastronomía y la visita a espectáculos y propuestas culturales de las diferentes zonas cercanas a las áreas de caza.