Todos los automóviles deben tener un control periódico de diferentes mecanismos y componentes y los conductores deben tener un fino oído ante ruidos que aparecen en la carrocería. Esos indicios de que algo no está funcionando son los que deben remitirnos a un especialista.

Ahora bien, al momento de realizar un viaje largo, tenemos que hacer una revisión básica que nos permita hacer el recorrido tranquilo y convencidos de que los componentes primordiales están bajo control. De esta manera, los riesgos que pudieran presentarse están minimizados.

Siempre se piensa que el automóvil debe recibir toda la atención al volver del viaje, ya que se ha desgastado, ha sufrido golpes y precisa de atención mecánica o servicios especializados, como sacabollos de autos. Sin embargo, la atención antes del viaje es fundamental para nuestra seguridad.

Service en casa

Si hace poco tiempo realizaste una visita al mecánico para controlar el estado general del vehículo, no hace falta que vuelvas a llevarlo antes de realizar el viaje. Con un poco de paciencia, podrás realizar los pasos básicos para una revisión de rutina que te dejará tranquilo a la hora de comenzar a pasear.

Por otro lado, gracias a diferentes tutoriales y videos de las más prestigiosas marcas de servicio técnico para automóviles puedes salir de dudas sobre el proceso con solo mirar dos minutos de un paso a paso.

Por dónde comenzar

Los expertos de https://nuevadelta.com.ar/ brindan como primer consejo el asegurarse de comenzar a realizar la revisión cuando el motor haya estado apagado un tiempo y esté frío. Aunque parece una recomendación innecesaria, se registran muchos accidentes y quemaduras por no tener este detalle en cuenta.

Una revisión que puede significar mucho al momento de emprender un viaje es examinar el nivel de aceite en el motor, para hacerlo deberás insertar la varilla de control que puedes solicitarla en cualquier estación de servicio. En la primera inserción debes limpiar en un papel o trapo el aceite residual y ver que tenga el color y consistencia adecuados, en la segunda inserción debes controlar que esté en un correcto nivel o llenar con el aceite que siempre utilizas si estuviera en el mínimo o cerca de ese registro.

Revisión fundamental de líquidos

Otro tanque fundamental que debes corroborar que esté en el nivel correcto es el de refrigeración. Para poder visualizarlo en el motor, debes buscar el logo que lo identifica que es un termómetro dentro de un triángulo. Es importante que este recipiente no este vacío ni lleno al extremo, porque no podría cumplir su función. Por esto, es importante llevar en el baúl un poco de este líquido por si tuvieras que reponer durante tu paseo.

Otro tanque que también debe controlarse es el de líquido de freno, que para su correcta identificación tiene una tapa amarilla. Solo debes comprobar que el nivel este igual que en el último servicio, ya que si hay menos es porque las pastillas no funcionan o hay una fuga en el circuito.

Detalles que hacen la diferencia

Por último, es esencial que midas el aire y presión en los neumáticos y que la profundidad del dibujo no sea inferior a 1.6 milímetros. Además, es aconsejable que compruebes que estén en una correcta alineación.

Además, no olvides verificar el estado de la rueda de auxilio y el correcto funcionamiento y alineación de todas las luces.