El turismo indudablemente es un segmento fundamental de la economía que interviene activamente en el desarrollo y crecimiento de la economía de un país. Tal es así de importante que representa un gran reto para los operadores, trabajadores y dirigentes en ese segmento a fin de entender el contexto y lograr responder a la altura. Poder ofrecer acorde a las exigencias y lograr impulsar fuertemente turismo que es parte clave para el desarrollo económico del país.

Dicho esto, es importante considerar que no se trata de un ámbito en el que solamente participan ministerios, hoteles y aerolíneas. En conversación con los dueños del Restaurante Lalín, un tradicional gastronómico de Buenos Aires en el barrio de Congreso, pudimos intercambiar algunos conceptos entendiendo cuántos sectores de la industria participan e influyen sobre la atracción de nuevos turistas hacia el país.

Una clave básica es diversificar las propuestas. Esto resulta una gran estrategia para fomentar el turismo local. La variedad de ofertas será de gran atractivo para atraer nuevos y más turistas hacia la zona. Si bien el turismo es un segmento en sí mismo dentro de la industria de un país, este se ve afectado, positiva o negativamente por distintos sectores. Su funcionamiento, su composición, sustento solidez y crecimiento dependerá mucho del desempeño de muchos otros segmentos que influirán en su actividad y éxito.

Por ejemplo, la gastronomía, hotelería, el transporte, la cultura y entretenimiento, como así también la actualidad misma de la economía en ese entonces de un país. A su vez elementos importantes naturales como los paisajes y atractivos propios de la naturaleza del lugar.

Como iniciativa se recomienda implementar algunas políticas estratégicas y otras cuantas medidas que trabajarán en conjunto cooperando con la idea de atraer y hacer crecer el turismo hacia el país. Por ejemplo, uno de los factores importantes sobre el que se trabaja es apuntar a poner el acento, fortalecer los operativos y garantizar la seguridad. También es fundamental estar todos los actores muy atentos a las demandas, las nuevas tendencias de consumo, a los perfiles de viajeros y mantenerse activos, arriesgarse e innovar.

Otro ejemplo de impulso nos lo compartieron nuestros amigos del Restaurante Lalín, sobre el que pueden conocer más aquí https://restaurante-lalin.com.ar/restaurant-congreso/, se trata de un aspecto que tiene que ver con el desarrollo de nuevos circuitos gastronómicos. El turismo consume entretenimiento, espectáculo, relax y también mucha y variada gastronomía. Por esto es muy importante promocionar las distintas propuestas de bares y restaurantes porque está probado que estos actúan como anzuelo de toda la población turística entrante y viajante trabajando permanentemente en interacción con el resto de los sectores. Es un constante ida y vuelta que le permite al turismo mantenerse rico y competitivo.

Mediante estas y más medidas el sector turístico trabaja durante todo el año enfocado sobre la idea de mejorar sus propuestas en cantidad y calidad. Ser competitivos en ofertas respecto a precios en relación con el producto. La clave está en diversificar para atraer y crecer. El enriquecimiento implica trabajo en conjunto con varios sectores que hacen al turismo por completo y lo complementan.

El trabajo entrelazado es fundamental para entender y hacer turismo en forma correcta entendiendo gastronomía, espectáculos, transporte, cultura, hospedajes, naturaleza y arquitectura como parte activa del turismo activo de un país.