Para quienes buscan constantemente formas y opciones para seducir al turista, cualquier punto de contacto directo con el cliente, puede convertirse en una nueva oportunidad de negocios, si se activan pequeñas estrategias que apunten a la retención y fidelización del usuario. La gastronomía y el servicio en general de comidas son aspectos esenciales en este sentido, pues no solo satisfacen necesidades diarias de los clientes, sino que también pueden transformarse en puntos de contacto privilegiados con nuestros huéspedes. Podemos pensar el momento de brindar este servicio, como una posibilidad única para construir lealtad de marca. En el caso de nuestra propuesta, resulta doblemente auspicioso, pues elegimos un estilo sustentable, familiar y amigable con la naturaleza, que permite pensar propuestas atractivas, desde el punto de vista del marketing. Según un relevamiento realizado por Quaker, más de la mitad de la población elige desayunar de forma saludable. Además la tendencia sigue en crecimiento. Estas preferencias pueden combinarse para el armado de una personalidad única para nuestro sitio.

En  el caso de los hoteles y lugares de alojamiento, cualquiera sea tu tamaño, entre las comidas diarias se destaca sin duda, el desayuno. En primer lugar, porque prácticamente el 100 por ciento de estos espacios ofrecen este servicio y en segundo lugar, porque no hay que olvidar que este espacio suele ser muchas veces el único punto de encuentro directo que tenemos con nuestro visitante. Por eso debemos aprovecharlo al máximo para lograr en esta instancia, una experiencia que resulte memorable y provoque buenos recuerdos en las personas; así, quedaremos en su memoria de un forma positiva y seguramente recomendará nos recomendará.

Construir y optimizar este servicio en el hotel o posada requiere en primer lugar una planificación y organización acorde con las posibilidades de la compañía. Detalles estéticos, aportes del marketing de aromas, la comodidad del espacio, música ambiental, disponibilidad de diarios y revistas, son algunas de las ideas que pueden enaltecer el momento del desayuno, como así también del resto de las comidas diarias. Luego es importantísimo brindar un menú completo, variado y acorde a nuestros visitantes. En efecto, este es uno de los puntos más complicados, ya que la diversidad de nuestros visitantes nos obligará a cambiar de vez en cuando la propuesta, y si se trata de una estructura pequeña o mediana, la dificultad será mayor. Precisamente para las pymes, una buena opción es tercerizar el servicio de la elaboración y entrega de estos productos, en firmas especializadas como Mastercook que permiten olvidarse de la planificación diaria y asegurar la prestación del servicio en forma óptima, y a medida de todas y cada una de las necesidades especiales de menú, con la misma calidad e inmediatez todos los días. Este tipo de socios de negocios no solo resultan prácticos porque nos permiten delegar una parte importante de esta área, sino porque además suman el cumplimiento de normas de higiene específicas y aseguran su óptima calidad.

Incluso este tipo de partners de negocios nos permiten sumar soluciones para los empleados, por ejemplo a través de un servicio de viandas, como se muestra en este enlace, http://www.mastercook.com.ar/viandas-empresariales, con prestaciones que ofrecen a cada persona la opción alimentaria que necesita, asegurando la calidad y el cumplimiento de la cadena de frío en forma diaria. En cualquier caso, una vez asegurada esta fase fundamental, sólo quedará centrarse en la forma en lo que se presentará cada opción; es decir, sumarle la presencia de la marca. Un tip a tener en cuenta es que, según estudios del sector hotelero, los huéspedes valoran mucho un servicio de café o té disponible en la habitación al levantarse, para completar el desayuno momentos después en un área común. Otro detalle simple es consultar sobre preferencias o necesidades de dietas especiales en el momento en que los clientes efectúan la reserva. Como se ve, pensar en estos pequeños diferenciales no siempre requieren de una gran inversión, y permiten potenciar nuestra relación con los huéspedes.