Cuando llega el momento del ansiado descanso, sin duda, cualquier recomendación de un buen amigo y de los profesionales de la salud es que debemos intentar relajarnos y descansar. Dejar atrás los horarios, las preocupaciones y las responsabilidades es el objetivo fundamental. Sin embargo, y aunque parezca paradójico, relajarse demasiado puede traer algunos inconvenientes en nuestra salud, si descuidamos los buenos hábitos.

Las principales razones de esta situación tienen que ver con que se trata de una época en la que solemos cambiar o olvidar las rutinas y estructuras; y por ende, tendemos a descuidar -directa o indirectamente- aspectos involucrados con la salud. Y es que, si bien es lógico que nos permitamos algunas excepciones y gustos adicionales, estas ocasiones deben ser precisamente poco frecuentes y no tornarse en algo regular, ni aún en vacaciones.

Algunas de las acciones más comunes que ponen en peligro nuestro bienestar son:

Ingerir alimentos fuera del hogar. Es un hecho: no hay lugar en el que podamos comer más sano y saludable que en la propia casa, donde tendremos todos los cuidados en limpieza e higiene necesarios y además utilizamos ingredientes frescos y a conciencia. Algo que no siempre ocurre en los espacios industriales.

Comer más comida “chatarra”. Otro de los gustos más comunes es acudir a locales de comida rápida, una opción que resulta práctica y cómoda. Pero que sin duda no puede convertirse en la elección recurrente de la familia, y menos, de los más pequeños.

Elegir con más frecuencia bebidas azucaradas y golosinas. Sin duda se trata de la peor combinación para nuestro dientes, como nos recuerda la Dra. Alaya en su web.

este tipo de alimentos aumenta la acidez en la boca y contribuye a un ambiente beneficioso para la aparición de caries y otros problemas en las encías. De hecho, es común que al volver de un descanso, aumente la cantidad de consultas a estos profesionales.

Siguiendo con la salud de nuestros dientes, es frecuente que muchas personas olviden sus brackets y aparatos movibles durante esta época. Una pésima idea, debido a que podemos poner en jaque los avances en el tratamiento y por ende desperdiciar tiempo y dinero invertido. Este último punto es sumamente importante. Basta buscar “brackets transparentes precio” o “aparatos movible precio” para vislumbrar rápidamente que no se trata de algo a ser tomado a la ligera.

Otra de las cosas que solemos hacer en vacaciones tiene que ver con probar alimentos nuevos o realizar profundos cambios en la alimentación, agregando productos o ingredientes que no solemos considerar habitualmente. Esto puede no resultar ideal, sobre todo si estamos lejos de nuestra casa y de los profesionales que nos atienden y conocen. Para evitar estos problemas podemos optar por tener un buen y completo desayuno al levantarnos, de forma de tener menos tentaciones durante el resto del día. Asimismo cargar en heladeritas de conserva frutas, ensaladas, agua y comida casera evitará tener que optar siempre por comer en locales y restaurantes.