En Contactos Silvestre creemos que el turismo tiene opciones para todos los gustos, o casi. Muestra elocuente de ello es lo que nosotros llamamos “turismo tuerca”, recorridos especialmente diagramados para los viajeros que son amantes de los automóviles. En esta ocasión, y con el consejo de ITM, un instituto donde se dictan cursos de mecánica automotriz y materias afines al rubro, repasaremos algunas atracciones en Buenos Aires para los “viajeros tuerca”, aquellos que además de hacer turismo tradicional desean dar rienda suelta a su pasión por los motores y los vehículos en general. Veamos qué tiene para ofrecerles la Capital Federal y sus alrededores.

Sin lugar a dudas, una de las principales atracciones para los “viajeros tuerca” que llegan a Buenos Aires es el Museo del Automóvil, el cual se encuentra en el barrio de Villa Real, a unos 30 minutos de viaje desde el centro neurálgico de Capital Federal. Según prometen los responsables de este museo, se trata de una visita obligada para los amantes de los motores y los automóviles, proponiéndoles un recorrido a lo largo de un siglo de “historia sobre ruedas”. Allí es posible ser testigos de la evolución de los automóviles a lo largo de los años, y además hay un sector dedicado al automovilismo deportivo con espacio destacado para los corredores argentinos más afamados, Fangio a la cabeza.  Ideal para visitar en familia, teniendo en cuenta que solamente abre los días sábados, domingos y feriados luego de las 14 horas. En los días de semana es preciso coordinar una visita guiada.

Otro recomendado en esta guía para los amantes de los automóviles que llegan de viaje a Buenos Aires es el Museo del Automóvil Club Argentino, ubicado en el barrio de Palermo sobre la coqueta avenida Libertador. El gran edificio de esta asociación dispone de un encantador espacio, fundado a comienzos del siglo XX, el cual dispone de ejemplares tan bellos como únicos. Allí hay autos de calle de fines del siglo XIX, otros del siglo XX, réplicas de vehículos con los que corrieron pilotos afamados del país como Reutemann y Fangio, e incluso surtidores antiguos, trofeos, señalizaciones, fotografías, diarios y revistas, todos encantadores para los que adoran este ámbito.

Desde ITM (es posible ver más sobre sus actividades y cursos en el enlace) nos recomiendan la última parada. Viajando desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hasta Balcarce, se llega a la ciudad natal de Juan Manuel Fangio, el mayor exponente del automovilismo deportivo en la historia de Argentina. Se trata de un viaje de poco más de 400 kilómetros que sin dudas vale la pena. Allí se alza un museo en donde es posible ser testigos de las proezas de este corredor, con automóviles, trofeos y otros elementos que pertenecieron al piloto, quien llegó a ser un nombre de altísimo reconocimiento en la Fórmula 1 del siglo pasado.

Por eso, ya sabes. Si tienes en mente visitar la polifacética capital de la Argentina, y si eres amante de los automóviles, allí tendrás interesantes opciones para visitar. Sólo hay que hacer un hueco en la agenda y organizar el itinerario, como si se tratase de la planificación de una ruta en una de las competencias que hubieras deseado correr.