Cuando se realiza un viaje, y ni hablar si estos se hacen por negocios, los empresarios y emprendedores sienten esa mezcla entre adrenalina, ansiedad, miedo y preocupación por tantas cosas que pareciera que todo se les está por ir de las manos en cualquier momento.

Esta combinación de sensaciones y su actitud, al igual que le sucede habitualmente a los artistas antes de brindar su función, puede llevarlo a preguntarse para qué se levantó de la cama ese día o bien tener los mejores viajes de negocios de su vida y querer contárselo a cuanta persona esté dispuesta a escucharlo.

Sin duda, tal como explican los profesionales de Imex Courier, optimizar el tiempo es uno de los más grandes e importantes factores, saber aprovechar este recurso marca el rumbo de su viaje.

Para no perder tiempo o bien ganarlo, que jamás será lo mismo, siga los siguientes consejos y podrá redefinir este concepto.

La agenda religiosa

Un primer gran consejo y aunque pueda parecer una obviedad es el gran olvidado en los viajes de negocios: contar con una agenda de cronogramas y actividades que se ha de seguir y respetar cual si se tratara de un libro santo.

En esta agenda los emprendedores más avezados han establecido una rutina que no deja casi nada librado al azar, lo cual no significa que no existan imprevistos o contratiempos, sino que estos se han de prever lo más que se pueda.

Si luego de una reunión tiene que asistir a otra, puede pautar la segunda con un margen de tiempo que le permita hablar de la vida misma, así no se produce un corte abrupto o anticipar demoras en el tránsito, por citar dos ejemplos recurrentes.

El tiempo es dinero

Cuántas veces habrá escuchado esta frase en su vida, sin embargo, cuántas veces ha entendido que su tiempo y el de las demás personas valen, entonces ¿por qué lo han de dilapidar o simplemente malgastarlo?

En un viaje de negocios, no importa en qué fase de la relación se encuentre, las personas han de cuidar su tiempo porque entienden que se lo están quitando a otra persona o actividad y, salvo raras excepciones, a la gente no le gusta perder a nada.

No importa cómo le llame usted al tiempo, lo esencial es que comprenda la importancia de este y la forma en que se trata en la cultura del lugar al que se viaja por negocios.

También es importante establecer ciertas prioridades al momento de gestionar las actividades. Así, es posible aprovechar las ventajas de algunos servicios para optimizar el tiempo, como los servicios de courier, mensajería o similares, que le permitirán ahorrar tiempo en sus gestiones. En este enlace, podrá leer más sobre este tipo de servicios.

Las cosas como son

Henry Ford aseguraba “La gente que no tiene tiempo, no piensa. Cuando más pienses, más tiempo tendrás”. También piénsese a usted mismo y el tiempo que necesita para, si quiere que las cosas salgan bien.

En esa agenda sagrada, establezca un tiempo exclusivo para usted y la forma específica en que le sacará el mayor provecho, por ejemplo, visitando lugares importantes, durmiendo o impidiendo que haya baches en el medio.